deporte-nectar

Enero acaba de aterrizar y con él los grandes propósitos de Año Nuevo. Entre esos siempre está, cómo no, el de empezar a hacer ejercicio físico y quemar todos esos kilos que hemos ido acumulando en Navidades (y antes también, claro). Pero, ante esta cuestión, siempre surge la duda: ¿cómo empezamos a entrenar? ¿qué debemos saber antes? ¿cómo adoptar una rutina?

En primer lugar, sabemos que, con casi total seguridad, más de una vez habrás empezado a hacer ejercicio. Te habrás impuesto una rutina y habrás marcado un día X en tu calendario para empezar a entrenar. Bien, pues éste es el primer paso: proponérselo con convicción. Establecer el día de la semana que vamos a empezar a hacer ejercicio.

El primer paso lo habremos cumplido, pero sabemos que lo complicado viene después. Las energías iniciales empiezan a desvanecerse y, lo que iba a ser un entrenamiento de 3 días a la semana, se convierte en uno de uno o dos al mes (con suerte). Así que aquí está el consejo más importante que te vamos a dar: hay que construir hábito. Pero, para conseguir tener el hábito, vamos a darte unos tips sobre cómo empezar a hacer ejercicio:

  1. Sé honesto contigo mismo

Debes establecer una meta alcanzable. Ese es el primer paso para no frustrarte una vez empieces con el ejercicio. Por ejemplo, establece dos días a la semana en los que harás una hora u hora y media de ejercicio. Algo que se adapte a tu forma de vida y que sepas que no va a ser imposible de cumplir nada más empezar.

  1. Apunta tu evolución

Haz un seguimiento de tus rutinas. Hay decenas de app para Smartphone que te ayudan a saber cómo vas evolucionando, qué retos has conseguido y cuáles tienes aún por alcanzar.

  1. Configúrate una rutina divertida

Debes variar en los ejercicios. Si odias hacer pierna y estás tres días a la semana haciendo pierna es más fácil que caigas en el desánimo. Échale un poco de tiempo y hazte una rutina que puedas soportar y que, además, no te aburra. Un día puedes hacer ejercicio cardiovascular, otro día trabajar la parte superior, al siguiente ir a una clase colectiva, etc.

  1. Aprender a hacer bien los ejercicios

Esto es, aprender a estirar antes y después del ejercicio. Aprender a qué ritmos nos viene mejor correr o cómo se deben utilizar las máquinas. Es importante interiorizar todo el proceso para que no ocurran lesiones no deseadas.

Ahora solo queda ponerte tus mallas y salir hacia el gimnasio. ¡Recuerda! Hazlo con tranquilidad, que acabas de empezar. Una buena rutina para el primer día puede ser la siguiente:

  • 5 minutos de calentamiento a ritmo suave en máquinas aeróbicas.
  • 15-20 minutos de circuito de máquinas o pesas con poca intensidad.
  • 10 minutos de cardio alternando máquinas como la cinta, la elíptica, etc.

¡Ánimo!