natación-néctar

Se dice de la natación que es uno de los deportes más completo de todos y es que... ¡activa todo nuestro cuerpo! Mejora nuestra agilidad y una actividad apta para todas las edades y géneros. No hay excusas para decirle que no a este gran deporte.

La natación cuenta con grandes beneficios a todos los niveles. Se trata de un deporte aeróbico en el que ponemos a trabajar todos los grupos musculares: del primero al último. Pero no sólo eso, este ejercicio mejora también nuestra coordinación, nuestro sistema respiratorio y nuestro sistema cardiovascular, además de ayudarnos a mantener un peso equilibrado. En definitiva, hay razones para creer que es la natación es el deporte más completo de todos.

Aunque en general es una actividad que beneficia a todo tipo de personas (y que se puede practicar aunque no se tenga una preparación previa), la natación está muy recomendada para gente que tiene problemas de espalda o columna. Por eso, es uno de los deportes que más recomiendan los médicos a personas con este tipo de problema. Mientras que con otros ejercicios como el atletismo cargamos mucho las articulaciones, en natación esto no ocurre, ya que el cuerpo flota en el agua.

Lo mejor de la natación es precisamente esto, que es un deporte apto para todo tipo de públicos. En concreto, para los más pequeños es una actividad idónea, ya que si se practica desde las primeras fases de la vida puede reducir los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. La natación se puede practicar desde los primeros meses de vida, aprendiendo así los bebés a mejorar sus reflejos, siendo más tarde, sobre los 3 años, cuando se podrá empezar su aprendizaje de una manera más seria.

Tanto los niños como los adultos podrán notar que la natación no sólo les ayuda con los reflejos, sino que también es un gran ejercicio para controlar el peso corporal, regular el colesterol en sangre, disminuir niveles de glucosa gracias al ejercicio aeróbico, mejorar la flexibilidad y la agilidad, etc.

La natación, además de todo esto, es un deporte de lo más divertido y variado. Esto es, no sólo existe una manera de practicarlo, ¡si no varias! Coexisten cuatro estilos bien diferenciados dentro de la natación: crol, espalda, mariposa y braza. Estos son los estilos que se usan en competición y no hay ninguno que sea más recomendable que otro, simplemente cada uno tiene diferentes características específicas.

Si estáis pensando en iniciaros vosotros o vuestros pequeños en el mundo de la natación, veréis que es fácil. En poco tiempo podréis dominar el espacio acuático, antes de pasar por una primera fase a la que se le llama "de supervivencia", donde uno se familiariza con el agua y aprende a respirar y a confiar en ella; una segunda fase con el nombre de "autonomía de movimiento", en la cual ya se controlan movimientos más concretos y, por último, la fase de "prácticas de natación", momento en el que podremos aprender de manera exacta cómo se practica cada una de las especialidades y, por supuesto, decidir cuál es la nuestra. ¡Ánimo, es hora de empezar con el deporte más completo!