Salud, alimentación, saludable, Harvard

Un equipo de expertos en nutrición de la prestigiosa universidad de Harvard ha realizado una investigación y ha llegado a la conclusión de cuál es la dieta más sana. A partir de ella, han creado una guía llamada 'El plato para comer saludable' para señalar cuáles son las comidas más sanas que podemos consumir para llevar una vida equilibrada.

Desde Harvard explican que debemos servir nuestros platos de una forma concreta para mantenernos sanos y tener una dieta equilibrada en cantidad y calidad. Este, y sólo este, sería el único requisito.

Así que, coged papel y boli, y apuntad qué cosas deben ir en vuestros platos para tener la comida más sana posible:

  • 1/2 del plato: frutas y verduras

A ellas debemos darle el protagonismo de la comida. Son los alimentos más imprescindibles en una dieta sana y lo mejor es que las hay de muchos tipos y variedades. ¡Sólo hay que echarle un poquito de imaginación y ser creativo! Es importante recordar que las patatas, en este caso, no cuentan como vegetales, ya que tienen un alto contenido de azúcar.

 

  • 1/4 del plato: cereales integrales

Desde la cebada a la quinoa pasando por la avena, el arroz integral… todos son indicados, en cantidades moderadas, para mantener una dieta saludable. Por supuesto, son mucho mejores que los granos refinados como el arroz blanco, que tienen un alto contenido glucémico.

 

  • 1/4 del plato: proteína

Exceptuando las carnes rojas o las carnes procesadas (bacon, salchichas, etc), el resto de carnes, el pescado y las legumbres son grandes fuentes de proteínas muy saludables para nuestro organismo y deben estar presentes en nuestra dieta en cantidades moderadas.

Con esto compondríamos un plato: media ración de fruta/verdura + un cuarto con cereales integrales + un cuarto con proteína.

¿Y con qué podríamos aderezar? Según la Universidad de Harvard debemos usar productos saludables como el aceite de oliva o canola, tanto para cocinar como para aliñar ensaladas u otros. En este sentido, deberíamos evitar la margarina y las grasas trans, ya que no son saludables.

Y no menos importante será la bebida. Por supuesto, hay que evitar aquellas que sean azucaradas, y hay que darle un gran valor al agua antes, durante y después de las comidas. También se podrá tomar café o té, aunque deberán consumirse siempre sin azúcar. Y, del mismo modo, habrá que reducir la ingesta de leche y productos lácteos consumiendo, como máximo, 1-2 porciones al día.

Por último, 'El plato para comer saludable' de Harvard nos recuerda que todo esto tiene validad si, además, mantenemos una vida activa: haz ejercicio de dos a tres veces por semana y mantente activo. Tu cuerpo y tu mente te lo agredecerán.