melanoma, nectar, piel, sol

El melanoma es una variedad de cáncer de piel que causa la mayoría de las muertes relacionadas con este tumor. La incidencia de esta enfermedad ha aumentado progresivamente en los últimos 30 años y, por ello, es muy importante la concienciación social, ya que su principal causante es la excesiva exposición a los rayos UV. Aprender a tomar el sol es fundamental para la salud.

Según la Academia Española de Dermatología (AEDV), más de 22.000 europeos mueren cada año a causa del melanoma y unos 150.000 españoles son atendidos por cáncer de piel cada año. Sin embargo, se estima que un 80% de los casos podría reducirse con hábitos saludables de fotoprotección desde la infancia, afirman desde la AEDV.

Observando las cifras, se hace necesario poner el foco en los factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad. Además de la larga exposición a la radiación ultravioleta (ya sea procedente del sol o artificial) participan otros como el tipo de piel, la tendencia a desarrollar nevus o lunares, la longevidad, los grupos de personas con defensas bajas y/o determinadas mutaciones que predisponen a padecer tumores, etc.

En este sentido, no sólo es importante la prevención, sino que los expertos señalan la relevancia de la detección precoz. Es esencial acudir a la consulta del especialista ante la aparición de cualquier lunar que llame la atención y también hacerlo, al menos una vez al año, si se tienen pieles de fototipo 2 (piel blanca, pecas o pelirrojos) o patologías inmunosupresoras.

 

Iniciativa Euromelanoma
Para reducir la tasa de incidencia y la mortalidad del cáncer de piel cada día se realizan más campañas de concienciación a la población. Es el caso de la iniciativa Euromelanoma, que se celebra anualmente en 29 países de Europa desde 1999 y está liderada por dermatólogos de todo el continente con el objetivo de informar sobre la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer de piel.

El lema de este año es 'Sólo tienes una piel. Protégela del daño solar' y el responsable de la campaña en España, Agustín Buendía Eisman, afirma que en nuestro país existe una evidencia de que desarrollar cáncer de piel es mayor que en otros si la exposición a radiación ultravioleta inapropiada o excesiva se une a otros factores como la predisposición genética, el fototipo cutáneo bajo o la sensibilidad solar, entre otros.

Por todo esto, cabe señalar algunos de los hábitos que los expertos remarcan como fundamentales para proteger la piel del sol:

  • Evitar la exposición directa entre las 11 y las 17 horas
  • Protegerse con sombreros, ropa adecuada y siempre con gafas que tengan filtro UV
  • Aplicar protectores solares con factor de protección solar de 30 o más. Hacerlo 30 minutos antes de exponerse al sol y, después, cada hora y media o tras el baño.

Esto no quiere decir que haya que evitar a toda costa el sol, nada más lejos de la realidad. En palabras de Buendía Eisman, “las exposiciones solares moderadas son necesarias y beneficiosas, por ello los dermatólogos decimos que el sol es un gran amigo pero que si no pactamos con él puede convertirse en el peor enemigo”. Por lo tanto: sí a tomar el sol, pero siempre con cabeza.