alimentación, hígado, néctar, noticias

El hígado es el encargado de eliminar las toxinas que entran en nuestro organismo. Por esta razón, es esencial que este órgano se mantenga sano de forma adecuada. Si el hígado no funciona bien, el cuerpo será incapaz tanto de absorber los nutrientes como de limpiarse y la salud se verá seriamente resentida. Así pues, ¿qué podemos comer para cuidarlo?

Lo más importante es tener claro que, para tener un hígado sano, es importante llevar una dieta equilibrada con un bajo consumo de grasas. Esto quiere decir que habrá que limitar –o eliminar- el consumo de fritos, grasas saturadas, embutidos, bollería industrial, alimentos ricos en azúcar procesado y bebidas alcohólicas.

Son varios los alimentos que ayudan a desintoxicar y cuidar el hígado. Lo ideal es introducirlos poco a poco en la dieta, al mismo tiempo que se sacan de ella aquellos que no son buenos. Algunos de los mejores alimentos para el hígado son:

  • Ajo. Este alimento es rico en alicina, un compuesto rico en azufre con propiedades antioxidantes, antifúngicas y antibióticas. La alicina activa las enzimas hepáticas, responsables de eliminar las toxinas del cuerpo y, por eso, el consumo de ajo de manera regular y controlada en la dieta aporta un efecto protector para el hígado frente al dao tóxico.
  • Pomelo. Contiene enzimas que estimulan el hígado y ayudan a eliminar grasas y toxinas malas para el organismo. En concreto, el pomelo contiene una sustancia llamada naringenina que ayuda a descomponer los ácidos grasos.
  • Aguacate. Vitamina B6, vitamina C, vitamina E, mucho potasio y grasas monoinsaturadas. Los aguacates tienen números nutrientes, por lo que varios estudios han concluido que las sustancias químicas que poseen son beneficiosas para el hígado.
  • Cúrcuma. Esta especia es, sin duda, uno de los alimentos más eficaces para mantener el hígado en óptimas condiciones. La cúrcuma contiene propiedades que protegen a este órgano del daño tóxico y que incluso regeneran las células dañadas. Además, también mejora la función de la vesícula biliar.
  • Verduras de hoja verde. Las hay de todas formas: espinacas, rúcula, berros, acelgas… Todas ellas están repletas de antioxidantes. Una de las mejores para el hígado es la alcachofa, que favorece la creación de bilis y, por tanto, la eliminación de sustancias nocivas. También destacan el brócoli y la coliflor por su capacidad para incrementar la producción de enzimas naturales y contribuir a la desintoxicación.

Además de todos estos alimentos, es imprescindible que, para cuidar el hígado, se consuma mucha agua. Entre 1 litro y medio y dos litros al día ayudan a eliminar toxinas a través de la orina. También es interesante beber agua con limón en ayunas, ya que así se activa el sistema digestivo y se realiza la limpieza hepática.

Y un último apunte: los medicamentos que a menudo se consumen pueden afectar al hígado, por lo que en este sentido es importante la moderación; es decir, sólo medicarse cuando un médico lo indique expresamente.