deportes, familia, invierno

El pasado veintiuno de diciembre el hemisferio norte daba la bienvenida al invierno con la noche más larga del año y el día de menos horas de luz. Para los más reacios al frío, el invierno es la ocasión perfecta para ponerse al día con sus series favoritas o remolonear en la cama sin tener la sensación de estar perdiéndose nada de lo que pasa ahí fuera. Con la caída de las temperaturas no todo son inclemencias, aunque resulta muy apetecible disfrutar de la tranquilidad, la lectura y el calor de la chimenea, también es un momento único para salir a jugar con la nieve y divertirse en familia practicando deportes que solo tendrás la oportunidad de llevar a cabo en invierno.

Aquí va una lista de nuestros seis favoritos:

Esquí 
Es el deporte de nieve más conocido. España cuenta con 38 estaciones donde podrás practicarlo o apuntarte con toda la familia a un curso de iniciación. Existen dos modalidades básicas: el esquí alpino, para los más atrevidos, y el esquí de fondo. Si te gusta la velocidad y te decides por el alpino, empieza por las pistas más fáciles y no olvides aprender a echar el freno o “hacer cuña” antes de nada.

Snowboard
Si te gusta surfear, el snowboard es lo tuyo. A medio camino entre el surf y el esquí, en el snowboard se usa una única tabla a la que van fijados ambos pies y sobre la que tendrás que hacer juegos de equilibrio sin ayuda de los bastones. El equipo básico para practicarlo son la tabla, las fijaciones y las botas. Ten paciencia, porque aunque los progresos sean algo más lentos que en el esquí, en cuanto le cojas el truco no habrá quien te pare.

Paseo con raquetas
Utilizadas desde antaño para facilitar recorridos a pie en zonas de mucha nieve, hoy en día nos permiten caminar por el manto blanco disfrutando del paisaje de la sierra. Esta es una original manera de aventurarse en la nieve para todo aquel que no se atreve con el esquí o el snowboard o simplemente prefiere el senderismo. En los Picos de Europa, la Sierra de Navacerrada y la de Guadarrama existe la posibilidad de hacer rutas a la luz de la luna.

Patinaje sobre hielo
Son numerosas las ciudades que por estas fechas instalan una pista de patinaje sobre hielo en sus plazas más concurridas. La ventaja de este deporte es el bajo coste y su fácil acceso. Si vas en familia las risas y las caídas están aseguradas.

Snow tubing 
Cada vez más popular, el snow tubing consiste en deslizarse por ligeros toboganes de nieve, como si de un parque acuático se tratase, subido a un flotador gigante. En Andorra o Madrid existen espacios adaptados para que los niños puedan practicarlo sin peligro.

Descenso en trineo
Aunque parece sencillo, el manejo del trineo requiere habilidades, aprender a frenar y a dirigirlo puede ocuparte una divertida y emocionante jornada de carreras con toda la familia.  Existen modelos muy sencillos con los que los más pequeños se familiarizarán enseguida.

¿Con cuál de ellos te quedas? Si no te decides no pasa nada, el invierno no ha hecho más que empezar, ¡todavía tienes tiempo de probar unos cuantos! Y aunque la guerra de bolas de nieve no se considera un deporte, nosotros te animamos a que la emprendas con el más desprevenido.