amor, san valentín, deporte

“Cuando llega el amor, llegan los kilos de más” ¿Mito o realidad? Según un estudio norteamericano del Centro Nacional de Biotecnología de la Información, no se trata de un mito. El experimento realizado a 169 parejas de Estados Unidos confirma que estar en pareja engorda.

El estudio concluye que las parejas que se casan antes de cumplir los 28 años de edad engordan entre 2,7 y 4 kilos más que los solteros de la misma edad. Y que, mientras que las parejas más felices son las que más kilos cogen, las más insatisfechas con su relación se mantienen en su peso ideal.

Ante la duda, este mes del amor te proponemos los mejores planes para que evites el pretexto de que cuando se tiene pareja se descuida la alimentación y el deporte, porque estar enamorados es precioso y no tiene por qué enterarse la báscula. No descuides tu línea y propón a tu pareja estos planes:

 

Cena para dos
¿Cuando lees cena para dos solo piensas en hamburguesas, pizzas, etc.? Propónle a tu pareja una cena para dos, en casa, sin grasas… Coliflor, patata hervida y garbanzo al curry.
Tendrás una mezcla de sabores únicos. Tienes que cocinar este plato lentamente en el horno buscando el equilibrio entre lo cremoso y lo salado. Mezcla la coliflor junto a varias patatas pequeñas en un cuenco de hierbas y especias. Después añade a una bandeja los garbanzos rociados en curry. Incluye en esta bandeja la mezcla del cuenco con la coliflor y las patatas. 
¡Y voilá! Una receta vegana, libre de soja y sin gluten.

 

Sofá, cine y palomitas
Pensar en un plan de sofá y ‘peli’ puede parecer una idea sedentaria. Lo es, ¿pero a quién no le gusta compartir este momento en pareja? Para evitar que este plan ‘te pese’, cambia las palomitas y demás excesos calóricos por piezas de frutas cortadas, infusiones o una sana pita-pizza de pavo. Toma nota:
Pita-pizza especial sofá y ‘peli’: Pan de pita con pavo en lonchas o en tiras a la plancha, queso gouda y pimientos rojos asados. Un toque de horno y listo para que la disfrutéis.

 

Calma y relax
Ya sea en un balneario perdido en mitad de una zona rural o en un spa urbano. Sorprende a tu pareja con una sesión de calma y relax. ¡Que no le falte la sauna! Con su calor no perderéis grasas, pero gracias a la transpiración, conseguiréis una limpieza profunda de la piel. Además, la adaptación del sistema cardiovascular a las altas temperaturas provocará una gimnasia cardiaca con importantes efectos antiestrés y de relax.

 

Tenemos que hablar…
La frase es digna de Halloween, es la que muchas parejas mencionan cuando el amor se acaba. Cambia esa intencionalidad e invita a tu pareja a dar un paseo por algún parque cercano a casa o por la naturaleza un fin de semana. Olvidaos del móvil, agarraos de la mano, sentíos cerca y salid a contemplar las calles, a disfrutar de una buena conversación. Cuanto más andéis, mejor, porque os reforzaréis la relación y activaréis vuestros cuerpos.