salud, oficinista, enfermedad, laboral

Existe un gran número de enfermedades laborales asociadas a la profesión, si trabajas en una oficina, seguro que ya has padecido alguna de las que te vamos a mostrar a continuación. Aunque no son de gravedad, pueden llegar a suponer un gran problema para conciliar la vida laboral, porque no siempre es posible efectuar los cambios necesarios para la recuperación en la actividad que desempeñamos. Te dejamos unos pequeños consejos que pueden librarte de grandes molestias.


Molestias visuales
Al trabajar durante horas delante del ordenador y expuestos al brillo de la pantalla, enfocamos la vista siempre a la misma distancia, ese enfoque fijo hace que parpadeemos menos y que nuestros ojos sufran un sobresfuerzo que a la larga puede ocasionar problemas de visión. Para evitarlo, es recomendable bajar los niveles de iluminación de la pantalla y hacer descansos para realizar sencillos ejercicios en los que enfocaremos la vista en puntos más alejados.

Lesiones musculares y de espalda
Esta es una de las afecciones más comunes. Al pasar mucho tiempo sentado, uno suele acabar descuidando la postura, y esto a la larga terminará por afectar a nuestra espalda. Los dolores más habituales son la lumbalgia y el dolor cervical. Lo ideal para que esto no ocurra es tener una silla ergonómica y bien regulada que nos permita apoyar los pies en el suelo y mantener las rodillas en ángulo de 90º.

Síndrome de túnel carpiano o síndrome del ratón
El túnel carpiano es una especie de canal situado en la base de la mano — más concretamente en la cara anterior de la muñeca— que contiene los tendones y el nervio mediano. Este es el nuevo mal de la era informática, provocado por la ejecución prolongada de movimientos repetitivos con el ratón o el teclado. Para aliviar el dolor y prevenirlo se recomienda, al escribir en el teclado, mover más los dedos y menos las muñecas, hacer estiramientos con la mano y adquirir una alfombrilla de ratón con reposamuñecas. Cuando con la inflamación se oprime el nervio, se produce el hormigueo y entumecimiento de la mano. Esa dolencia afecta al 3% de la población con una mayor incidencia en mujeres.

Codo de tenista o epicondilitis
Una de las principales causas de la epicondilitis es un desequilibrio de los músculos encargados de la extensión y la flexión en la muñeca y en el codo, puede ocurrir por estar demasiado tiempo apoyado mientras se realizan movimientos repetitivos. No siempre es así, pero en el manejo del ratón o del teclado debería apoyarse solamente el antebrazo y nunca el codo. Para evitarlo podemos acercar el teclado al cuerpo o usar una mesa específica de ordenador que tenga una repisa para el teclado.

Workaholic
Este término se usa para denominar a aquellos profesionales entregados hasta tal punto en su trabajo, que sacrifican por él su vida personal o familiar. Esta adicción al trabajo hace de la abnegación la norma y afecta a un 20% de la población, en su mayoría hombres y por lo general suele ir ligado a problemas de estrés y ansiedad. Ser un gran profesional no está reñido con saber disfrutar y cuidar de la familia o los amigos.