dieta, alimentación, salud

Tenemos mucho que aprender de los países vecinos, empezando por sus dietas, costumbres y métodos de cocina, ya que una buena alimentación es muy importante para tener salud y mantenerse en forma.

Nuestra dieta mediterránea es considerada como una de las más saludables del mundo, debido a la utilización de productos frescos; el pescado como base acompañado siempre de frutas y verduras. ¿Y si cogemos todo lo bueno de nuestra dieta y lo mezclamos con lo mejor de otras?

En la cuenca del Mediterráneo podemos fijarnos en los italianos. Su dieta es muy parecida a la nuestra en el uso de los productos, pero a la hora de la comida, ellos se toman más tiempo y sus comidas duran más. Esto facilita la digestión, y ayuda a no sentirnos tan pesados además de poder asimilar mejor los nutrientes.

Los griegos utilizan varias hierbas aromáticas como la salvia, el romero y el tomillo, sobre todo en el cocinado de las legumbres, que hace más fácil su digestión.

De nuestros vecinos del norte, los países escandinavos, podemos tomar ejemplo de sus formas de cocción, que junto a nuestros productos frescos son la combinación perfecta para una dieta sana y equilibrada. Estás modalidades de cocina son: el escalfado, fermentado y ahumado. Os vamos a dar una idea de cómo utilizar una de estas técnicas para elaborar un plato de salmón escalfado.

Receta de salmón escalfado
Es muy sencillo, ya que no se necesitan grandes utensilios de cocina, tan solo seguir unos sencillos pasos. En primer lugar, corta un limón en rodajas, échale perejil y distribúyelo en la sartén a modo de base. Tras esto, coloca las rodajas de salmón encima de la base, añade agua y un vasito de vino blanco. Una vez que el agua empiece a hervir, solo tienes que bajar el fuego al mínimo y esperar a que el salmón coja su punto. 

Esta técnica permite conservar las propiedades de los alimentos sin emplear apenas grasas. 

¡Anímate a probar estas técnicas si no las has utilizado nunca!