verano, cuidados, bienestar, salud

Llega uno de los mejores, y en ocasiones difícil, momentos del año: elegir dónde nos vamos de vacaciones. La división es clara: playa o montaña, pero, ¿cuáles son las razones de peso para decantarse por una u otra?

Si optas por la montaña tendrás descanso asegurado, y es que se hace difícil no encontrar paz por ahí arriba, además de conseguir un mayor descanso, tal y como afirman los expertos. La montaña a su vez significa estar en contacto con la naturaleza y un sinfín de actividades para mantener la forma incluso en vacaciones: senderismo, escalada, etc.

Pero si lo tuyo es la playa también tenemos buenas noticias. En primer lugar, por tu salud, ya que caminar sobre la arena tiene beneficios para la circulación y fortalece músculos y tobillos. Por otro lado, la playa ofrece gran cantidad de juegos para mantener a los niños entretenidos: hacer castillos de arena, jugar a las palas, saltar las olas, ¡y mucho más!

En definitiva, se trata de pasar unos días alejados de la rutina y con la gente que más quieres, así que sea cual sea tu opción seguro que aciertas. Se trata de unos días para disfrutar, así que esa debe ser tu única preocupación, ¡ya no queda nada!