deporte, tercera edad

¿Quién dijo que el deporte no estaba hecho para la tercera edad? Practicar deporte tiene beneficios que van más allá de lo físico. Se trata de una etapa donde las personas disponen de mucho tiempo, por lo que se pueden hacer una gran variedad de actividades.

En el plano de la salud, el deporte es un gran aliado en la prevención de enfermedades neurodegenerativas ya que retrasa el deterioro cognitivo. También resulta clave en la lucha contra otro tipo de patologías como la diabetes, alteraciones cardíacas o hipertensión. Además ayuda a las personas a mantener un peso adecuado.

En cuanto a nivel emocional, el deporte contribuye a evitar la soledad, aumentando la sensación de bienestar general y disminuyendo los niveles de estrés e insomnio. Esto se debe en gran parte a la liberación de endorfinas, relacionadas directamente con la felicidad.

Teniendo en cuenta esto, solo queda elegir el deporte en cuestión. Puede ser desde una caminata a paso ligero hasta montar en bici, nadar o hacer yoga. Lo importante es encontrar el más estimulante para cada uno, y practicarlo siempre con cabeza.