alimentación, bienestar, salud, nutrición

Llegan las luchas exprés por perder peso… Una alimentación adecuada puede ser una de tus armas. Y dentro de la misma, aparecen las llamadas calorías negativas, o positivas para algunos.

Para los defensores, se trata de alimentos con calorías que queman más energía durante nuestra digestión de la que contienen por sí mismos. De ahí que ayuden a la pérdida de esos kilos de más.

El debate está en que la validez de la existencia de estas calorías negativas todavía no ha sido confirmada científicamente. Pero, aunque no podamos confirmar su presencia y utilidad, sí podemos basarnos en su concepto como recurso válido para perder peso saludablemente.

El apio, la lechuga, el brócoli, las alcachofas… son alimentos que entrarían en esta categoría. Todos ellos comparten perfiles nutricionales similares: son bajos en calorías, altos en fibra y contenido de agua superior al 90 por ciento en peso. Sin olvidar que por sí solos, carecen de todos los nutrientes adecuados, incluyendo las proteínas y grasas, necesarios para mantener un cuerpo sano.

Por todo ello, con calorías negativas o no, tomemos nota para incluir estos productos en nuestra dieta, sin eliminar de la misma la cantidad de calorías que necesitemos a diario.