operacion bikini

Estamos en el mes de marzo y con él empezamos a escuchar la famosa frase, ¡llega la operación bikini!

Se acerca el buen tiempo y el momento de ponernos en bikini y bañador. Esto en ocasiones es motivo para empezar a ir al gimnasio y comenzar las dietas de adelgazamiento. Por un lado puede ser algo positivo, hacer ejercicio y comer más sano nos beneficia. El problema surge cuando esto se convierte en una obsesión, se llevan a cabo dietas que tienen un efecto perjudicial en nuestra salud.

Las famosas dietas milagro prometen adelgazar mucho en un corto periodo de tiempo y afirman que esto puede llevarse a cabo sin esfuerzo. Si bien es cierto que las dietas muy restrictivas y muy bajas en calorías pueden conseguirlo, constituyen un grave riesgo para la salud que lamentaremos.

Al restringir el consumo de ciertos alimentos, estamos menguando la cantidad necesaria de proteínas, minerales y vitaminas. Pueden llevarnos a padecer trastornos del comportamiento alimentario, como anorexia y bulimia, que en ocasiones son más peligrosos que el exceso de peso. Estas dietas favorecen el efecto rebote, ya que el que las lleva a cabo no aprende comer saludable. El desequilibrio de nutrientes de estas dietas, puede provocar pérdida de masa muscular, aumentar las probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Uno de los grandes errores es seguir dietas que encontramos en internet o que han sido elaboradas para otras personas. Cada dieta tiene que ser especializada para cada persona, adecuándose a las necesidades, los objetivos y las características de cada uno.

Las dietas que nos podemos encontrar son:

  • Dietas disociadas: su base principal es la combinación de alimentos, lo que hace que se gane peso no es el alimento en sí sino su mezcla con otros. Esta teoría no está probada científicamente y a largo plazo puede provocar problemas de nutrición y debilidad.
  • Dietas excluyentes: son aquellas que eliminan de la dieta algún nutriente. Al hacer esto, dependiendo de los alimentos que estemos eliminando, pudiendo ser estos, hidratos de carbono, proteínas, grasas o lípidos, estamos perjudicando a nuestro organismo. Los efectos pueden ser: aumento de grasa , pérdida de masa muscular, aumento del efecto rebote, sobrecarga hepática y alteraciones en el metabolismo.
  • Ayunos o semi - ayunos : se caracterizan por ser dietas de choque, en las que se ingieren menos de 500 kcal. Tienen consecuencias sobre el estado de ánimo y sobre nuestro cuerpo. No son efectivas ya que al saltarte una comida aumenta la producción de insulina, de nuestro apetito y la ingesta necesaria en la siguiente comida. No vas a conseguir tus metas saltándote comidas o comiendo menos de lo que necesitas.
  • Si tu objetivo es perder el peso que te sobra, y cambiar tu rutina, añadiendo ejercicio a tu día a día, entonces tu mejor opción es ponerte en manos de especialistas. En Néctar podrás encontrar una amplia red de profesionales que te ayudarán a perder esos kilos de más de manera controlada.