pecho

Hay que partir de la base de que la autoexploración mamaria no sustituye la revisión ginecológica, simplemente la complementa. El objetivo de esta exploración es detectar cualquier tipo de anomalía, esto es muy importante en la lucha contra el cáncer de mama.

Desde Néctar, queremos recordaros cómo deben realizarse las autoexploraciones mamarias. Debe hacerse de forma regular, una vez al mes, es recomendable hacerlo entre el 5º y el 10º día del ciclo menstrual. Antes de empezar, hay que tener en cuenta, que aunque se encuentren bultos en el pecho, no tienen por qué ser malignos, hay que acudir a un especialista para un examen más exhaustivo y un diagnóstico claro.

El primer paso es colocare ante un espejo, dejar los brazos sueltos a ambos lados del cuerpo. Gira el tronco hacia los laterales, observa si hay algún bulto que sobresalga de la piel en la mama y en los pezones, o por el contrario algún hundimiento. Hay que comprobar si hay rojeces o piel de naranja. En estos casos hay que consultar con un especialista.

Levanta los brazos, ambos pechos han de elevarse de la misma manera. Con la mano izquierda por detrás de la cabeza, palpa con la mano derecha la mama izquierda, ha de realizarse en línea recta, utiliza la yema de los dedos y realiza movimientos en círculo. Una vez has acabado, aprieta los pezones y comprueba que no sale líquido.

Muchos de los tumores se producen en la parte del pecho cercana a la axila, por lo tanto es un punto importante en la autoexploración. Para ello baja los brazos y comienza a palpar la axila.

Además de esta exploración mensual has de ir a las revisiones periódicas marcadas por tu ginecólogo.

La prevención es la mejor forma de evitar problemas de salud, todas las medidas son beneficiosas.