sol

Llega la primavera y con ella los primeros días de sol. Comenzamos a cuidarnos más la piel, utilizamos protección solar, pero ¿y los ojos? Los ojos también pueden sufrir quemaduras solares y por ello es importante protegerlos y tenerlos muy en cuenta en esta época. Aunque cada vez la sociedad está más concienciada de la importancia de cuidar nuestra vista, el 18% de los españoles confiesa no tomar ningún tipo de precaución a la hora de proteger sus ojos de la radiación ultravioleta.

Las quemaduras solares en la vista suelen manifestarse con enrojecimiento, irritación, lagrimeo y una sensación molesta que nos impide ver con claridad. En ocasiones incluso, puede causar enfermedades oculares como cataratas, conjuntivitis o glaucomas. Normalmente, asociamos este malestar al cansancio, las sales del mar o incluso el cloro de las piscinas, pero en muchas ocasiones se tratan de irritaciones que nos están provocando los rayos del sol. Por ello, es importante tener los mismo cuidados que tenemos para nuestro cuerpo, ya que 7 de cada 10 personas mencionan el cáncer de piel como el principal riesgo de la sobreexposición a los rayos UV, pero solo 1 de cada 10 piensa en el impacto en los ojos.

En España, por el clima y nuestro modo de vida, pasamos en torno a 31 horas a la semana en el exterior, por lo que en las épocas más soleadas supone un alto porcentaje de exposición. La principal y más efectiva medida de precaución para nuestros ojos son las gafas de sol, eligiendo aquellas más apropiadas para nuestras necesidades, así como de calidad. Es importante comprar unas gafas que hayan sido fabricadas conforme a la normativa europea, que podremos comprobar gracias a la pegatina del distintivo CE. Todas las gafas de calidad y seguras llevan este distintivo en el que podrás cerciorarte de que protegen de los rayos ultravioleta y en qué grado del 1 al 5 filtran la luz solar. Normalmente con unas gafas de categoría 2 o 3 podemos cuidar nuestros ojos en la mayoría de las situaciones cotidianas, así como usarlas para practicar deporte o estar en la playa.

Algunos consejos para elegir bien tus gafas de sol:

  • Asegurarse de que se ajusten bien, sin oprimir ni rozar las mejillas
  • Comprobar que estén rectas
  • Las gafas con tonalidad oscura están recomendadas para usar en zonas donde la luz es muy intensa (montaña)
  • Las más seguras y duraderas son las de vidrio tallado
  • Para conducir, es preferible usar gafas de sol con montura delgada para no reducir el campo de visión
  • No comprar gafas de sol demasiado baratas o en tiendas no especializadas. Probablemente no estén sometidas a ningún control sanitario y son solo accesorio de moda, por lo cual no protegen tus ojos.
  • Es importante acudir a un especialista siempre que notemos algo extraño en nuestra vista. Con Néctar queda cubierta una revisión ocular al año para poder mantener la salud de nuestros ojos. Y además, con el servicio de Avantsalud podrás conseguir las gafas que necesites con descuentos especiales. Recuerda, cuida tus ojos del sol tanto como cuidas el resto de nuestro cuerpo.