salud

Consumir alimentos en mal estado es la causa de más de dos millones de muertes en el mundo. Desde la Organización Mundial de la Salud, hoy combaten este problema como tema central de su campaña del Día Mundial de Salud, que se celebra cada 7 de abril. Según la OMS, los alimentos que contienen bacterias, parásitos, virus o sustancias químicas nocivas provocan más de 200 enfermedades en el ser humano, que van desde las más comunes como la diarrea hasta otras más graves como el cáncer. Ante esto, es importante concienciar a la población de la importancia de consumir alimentos que hayan sido tratados bajo estrictos parámetros de calidad durante toda la cadena productiva, desde su creación hasta su ingesta.

A medida que la globalización de los suministros alimentarios crece, es mucho más difícil controlar los procesos por los que pasan los productos que comemos. Por ello, este año la OMS ha querido aprovechar el Día Mundial de la Salud para poner en marcha diferentes medidas destinadas a mejorar este problema. Su objetivo principal es informar y educar a la población en aquellos países donde se dan grandes brotes de enfermedades por la inocuidad de los alimentos, ayudándoles a prevenir, detectar y dar respuesta a una contaminación.

Pero no solo en países menos desarrollados es importante detectar la buena o mala calidad de los productos, todos debemos seguir en nuestro día a día unas normas mínimas a la hora de conservar, cocinar, manipular e ingerir alimentos. Algunos consejos básicos son:

  • Separar los alimentos crudos de los ya cocinados
  • Consumir alimentos frescos y en buen estado
  • Mantener los alimentos a temperaturas seguras, es decir, muy fríos (por debajo de los 8 grados) o muy calientes (a temperatura mayor de 60 grados).
  • Utilizar agua potable para lavar frutas, verduras, hortalizas o legumbres.
  • Lavarse siempre las manos antes de manipular o comer un producto. Incluso, durante la preparación de un plato, es recomendable ir lavando las manos después de utilizar productos que puedan dejar rastro o residuos.
  • Utilizar siempre utensilios y recipientes limpios. Las propias herramientas de cocina son un foco de contaminación si las utilizamos para preparar varios alimentos.
  • Cocinar los alimentos a altas temperaturas y siempre durante el tiempo que sea necesario.
  • Con el Día Mundial de la Salud 2015 se pretende también alertar a aquellos que trabajan directamente con los alimentos y que son el pilar base para garantizar la calidad de lo que comemos. Por ello agricultores, fabricantes, minoristas, sanitarios, gobiernos y consumidores debemos aprender a desempeñar nuestro papel para poder disfrutar de manera segura del que para muchos es uno de los mejores placeres de la vida: el buen comer.