La mamografía
La mamografía no es otra cosa que una fotografía
La mamografia

Conocer en que consiste la mamografía nos dará tranquilidad para entender mejor sus resultados

La mayoría de las mujeres tienen algunos bultos en las mamas, los cuales en su mayoría son causados por afecciones no cancerosas. La causa más común de estos bultos es la mastopatía fibroquística, una enfermedad no cancerosa que afecta a más de la mitad de las mujeres. Los signos comunes de mamas fibroquísticas son la presencia de bultos, sensibilidad de la mama al tacto y dolor en la mama.

La mama fibroquística puede algunas veces dificultar la detección del cáncer de mama pero no aumenta el riesgo de contraerlo. Los quistes también producen bultos. Se trata de bolsas llenas de líquido que pueden formarse dentro de una mama. Un bulto puede ser un síntoma de cáncer, pero la mayoría de las veces el cáncer de mama no se siente en su estadio inicial. Si tiene alguna pregunta sobre un bulto en la mama, consulte al médico.

El profesional de la salud puede ayudarle a determinar la causa, generalmente con ayuda de pruebas de diagnóstico. Las mamografías periódicas son la mejor herramienta con la que cuentan los médicos para detectar el cáncer de mama en su estadio inicial. Una mamografía puede revelar los primeros signos de cáncer mucho antes de que usted o su médico puedan sentir u observar los cambios. Cuando se detecta y trata el cáncer de mama en forma temprana, muchas mujeres pueden llevar una vida más larga y saludable. Una mamografía es una fotografía de
la mama tomada con una dosis baja
de rayos X.

La mujer se para frente a
una máquina para hacer mamografías y coloca una de las mamas (senos) sobre una placa de plástico transparente y desde otra placa recibe presión suave pero firme sobre la mama. Las placas aplanan la mama y la inmovilizan, lo cual ayuda a producir una mejor imagen de la mamografía. La presión dura unos cuantos segundos y no produce daño alguno a la mama. Los mismos pasos se repiten con la otra mama.

Luego se inclinan las placas de la máquina para tomar una vista lateral. Al concluir, se habrán sacado dos radiografías diferentes o vistas de cada mama, para un total de cuatro radiografías. La mayoría de las mujeres dice que la mamografía es un procedimiento incómodo. Algunas dicen que es doloroso, si bien el dolor no dura mucho tiempo.

Lo que siente la mujer dependerá del tamaño de los senos, de la cantidad de presión, de la destreza del auxiliar de laboratorio y del momento del ciclo menstrual en que se encuentre. ¿Cómo funciona la mamografía? La máquina para hacer mamografías produce una mamografía, es decir, una radiografía en blanco y negro
de la mama sobre una placa de película grande. Luego un médico, por lo general un especialista
llamado radiólogo, analiza la placa minuciosamente. Los radiólogos son médicos que tienen formación especial en el diagnóstico de enfermedades mediante el análisis de las radiografías. El radiólogo analizará o “leerá” minuciosamente la mamografía para interpretar si hay signos de cáncer u otros problemas. La imagen de la mama en una mamografía varía profundamente según la mujer, y la gama de lo que se considera normal es muy amplia. Esa es la razón por la que los radiólogos prefieren comparar la mamografía a otras anteriores que hayas tenido.

Ello facilita la identificación de cambios pequeños y la detección del cáncer tan pronto como sea posible. ¿Cuándo debo hacerme una mamografía? La mayoría de los expertos médicos coincide en que las mujeres que no tienen síntomas o problemas anteriores en las mamas deben comenzar a hacerse mamografías a los 40 años de edad (ya no se recomienda la mamografía de referencia a los 35 años de edad). Las opiniones de los expertos varían sobre la frecuencia con la que las mujeres deben hacerse mamografías, pero la mayoría recomienda cada uno o dos años. La mujer debe hablar con su médico si tiene algún síntoma en las mamas o antecedentes familiares de cáncer de mama. Tal vez necesite hacerse una prueba antes de la edad recomendada o con más frecuencia. Por último, algunos consejos para someterse a una mamografía:

  • En la medida de lo posible, procura no programar la mamografía cuando las mamas estén muy sensibles o inflamadas, como la semana previa al periodo o durante el periodo.
  • El día de su mamografía no uses desodorante, perfume ni talco. Algunas veces los ingredientes de estos productos pueden aparecer como manchas blancas en una mamografía.
  • Puede ser más cómodo usar una blusa con falda o pantalón en lugar de un vestido. De esta manera, durante la mamografía solo tendrás que quitarte la parte de arriba de la ropa.
  • Debe estar preparada para describir al equipo médico todo síntoma, cambio o problema que tenga en las mamas. También puede que te pregunten sobres tus antecedentes médicos, como cirugías o lesiones anteriores, administración de hormonas y antecedentes familiares o personales de cáncer mamario.
  • Si cambia de centro de mamografías o de médico, solicita que las mamografías anteriores se envíen al centro actual antes de ir a la consulta. Esto ayudará al radiólogo a verificar si hay cambios en las mamas.

Copyright © 2013 Néctar Seguros. Todos los derechos reservados
Facebook Néctar Seguros de Salud Pinterest Néctar Seguros de Salud Twitter Néctar Seguros de Salud Google Plus Néctar Seguros de Salud Youtube Néctar Seguros de Salud